Non-Fungible Tokens: Resignificando el Uso de los Activos Virtuales

Actualizado: hace 5 días


Las 5.000 piezas de arte en el collage de Beeple.


Hoy más que nunca es innegable que la tecnología y la manera en que la adoptamos y utilizamos en nuestra vida diaria han transformado con rapidez el funcionamiento tradicional de diversos sectores en los últimos años, principalmente, de aquellos que se vinculan con la economía digital. Esa evolución es la que dio origen, entre otras grandes soluciones, al uso de Blockchain, que permite registrar una transacción, contrato o cualquier otro tipo de acción en la red de manera verificable, no falsificable y transparente, sin necesidad de que un tercero verifique su validez.


El Blockchain es en un conjunto de tecnologías que permiten mantener un registro distribuido, descentralizado, sincronizado y seguro de datos de información en cadenas de bloques que trabajan ordenadores y otros dispositivos. Así, los usuarios pueden indicar a la red que almacene la información que establezca para una determinada transacción, por lo que, a través del uso de fichas digitales también conocidas como tokens, estos pueden representar con ellos lo que deseen.


Los tokens son representaciones de valor basados y registrados en Blockchain. Son unidades que permiten de manera segura y práctica representar el valor o la propiedad de algún bien o derecho, dependiendo de cómo sean programados. De acuerdo con su función primaria, los tokens se pueden clasificar en tres categorías (i) utility tokens, que permiten a los propietarios intercambiar diferentes bienes o servicios dentro de un ecosistema digital, (ii) security tokens, los cuales representan valores de una empresa o entidad que le dan al titular la facultad de gozar de algún tipo de derecho o rendimiento económico, y (iii) tokens de pagos, también conocidos como criptomonedas, en los que se encuentran Bitcoin o Ether.


A través del uso de esta gran variedad de activos virtuales, el usuario puede representar cualquier tipo de valor, desde acciones y productos financieros hasta activos virtuales o físicos del mundo real. De tal suerte que el común denominador de todos estos activos virtuales, radica en que su subyacente es un bien fungible que al usarse o consumirse puede reemplazarse por otro de idéntica especie, calidad o cantidad.


Sin embargo, hoy la innovación en el uso y la programación de tokens en el ecosistema digital ha revolucionado el mundo de los bienes no fungibles, a través de la creación de tokens que versan sobre bienes únicos y de imposible sustitución, dadas sus características intrínsecas o particulares.


Los Non-Fungible Tokes (“NFTs”, por sus siglas en inglés) son activos digitales que están diseñados para representar la titularidad de un bien mueble que es único, escaso y de imposible sustitución. Esta característica deriva de la propiedad de "no fungibilidad" de los contratos inteligentes (también conocidos como, "smart contracts") a través de los cuales son creados, la cual, al hacerlos únicos e irrepetibles, impide su duplicidad y conlleva a su escasez.


Esta propiedad nos da una idea clara de que los NFTs, a diferencia de los tokens fungibles que ya conocemos como Bitcoin o Ether, sirven para representar objetos únicos—reales o digitales— que no son divisibles de sus propiedades, por lo que, una vez consumidos o utilizados, no pueden ser reemplazados por otros de idéntica especie, calidad o cantidad. A diferencia de cualquier bien fungible, los NFTs no pueden ser sustituidos por otra unidad idéntica, sencillamente porque no existen otras unidades idénticas desde el origen de su programación.


Debido a que los NFT son únicos y pueden variar en su extravagancia, deseabilidad y utilidad, su creación ha provocado múltiples críticas y opiniones en torno a su valor real y funcionalidad para los usuarios. Y es que, al igual que una obra de arte o un articulo coleccionable, los NFT valen tanto como alguien esté dispuesto a pagar por ellos, lo cual puede originar prácticas de especulación o alteraciones significativas en la oferta y la demanda, consumadas en el intercambio de sumas altamente considerables entres los compradores o coleccionistas.


Ejemplo de esto, es la primera obra de arte digital de un NTF que se vendió en marzo de 2021, por más de US$69 millones, durante una subasta en línea de la casa Christie’s. La obra se titula “Everydays: The First 5000 Days”, y su creador es Mike Winkelmann (conocido también como Beeple), quien ha sido catalogado como uno de los artistas vivos más cotizados hasta el momento, a pesar de que su obra no existe en forma física.


Derivado de lo anterior, se piensa que los NFTs pueden llegar a emplearse para alterar ciertas prácticas tradicionales, así como para generar la escasez digital real y verificable de ciertos bienes. Sin embargo, el uso de estos activos virtuales también puede coadyuvar a la reactivación de ciertos sectores y gremios de la economía y, sobre todo, a la creación de elementos digitales únicos, incluyendo productos de inversión, identidad digital, artículos coleccionables, arte o cualquier otro producto de algún valor significativo. Máxime, si tomamos en cuenta la posibilidad de interoperabilidad de este tipo de activos virtuales en las plataformas digitales, las cuales no sólo eliminan fronteras físicas sino también barreras de entrada o de intermediación que conllevan a encarecer o hacer prohibitivo el intercambio de ciertos bienes sin agregar algún tipo de valor.


Pero más allá de los factores que desfavorecen el uso de NFTs, valdrá la pena hacer un análisis de su utilidad real—caso por caso— dentro de la estructuración de múltiples e innovadores modelos de negocios que tanto emprendedores mexicanos como extranjeros están desarrollando en la actualidad, para identificar de manera puntual cuál es su alcance y qué ventajas ofrecen sobre otros tipo de activos. Principalmente, porque cada vez existen más proyectos de tokenización que, mediante el uso de Blockchain, permiten brindar soluciones que no sólo tienen usos relacionados con el dinero, sino que también podrían ofrecer ventajas al utilizarlos en la industria o en los gobiernos, por ejemplo, a través de sistemas de identificación poblacional únicos o de conteo descentralizado de votos, por lo que la tecnología de los NFTs podría estar disponible para todas las personas del mundo.


Por tanto, ante cualquier innovación, siempre tengamos en mente que "el verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos", como dijo Henry Ford.


* * * *



NUESTRA RECOMENDACIÓN

Actualmente existe un gran interés por parte de diversos participantes en el sector digital de configurar y desarrollar diferentes tipos de tokens cuyo valor deriva de distintos bienes subyacentes, con el objetivo de crear valor y mejorar o proponer algún tipo de solución o innovación en la economía. Sin embargo, es indispensable que este tipo de proyectos sean analizados puntualmente desde una perspectiva legal, a efecto de que los inversionistas conozcan el alcance y los requisitos que se establecen en materia de activos virtuales en las disposiciones regulatorias vigentes en México, con el fin de implementar acciones y planes de negocio confiables.

Por ello, ponemos a su disposición los servicios de nuestra Área Fintech con la finalidad de brindarle una adecuada asesoría legal y regulatoria que le permita tener certeza y seguridad jurídica en sus operaciones.

Para mayor información, favor de contactarnos a través de la siguiente cuenta de correo: contacto@mendoza-abogados.com


27 vistas0 comentarios